lunes, 16 de enero de 2017

Snowmaggedon Pirenaico de Enero

La gran nevada! No salgan de sus casas! Alerta roja!!

....unas fotos:

El antes de una mesa... (el después en la última foto)


Arcalís el sábado

Arcalaska! volvió a hacer honor a su nombre :)

'Con esto seguro que llego a pistas!'

Domingo...Remontando por un bosque ;)

Un día con todo cerrado por viento y aquí ni gota...magic spot

Creo que hoy no hay barbacoa..

Abriendo traza

Descansito y seguimos

Sin viento

Silence...

Hokkaido?...no, Ordino!

Getting deep...y vigilando la base

Regresando al punto de partida

...el después de la mesa de la primera foto (foto de domingo por la mañana)
Con una buena elección del terreno se puede hacer actividad aún con riesgo 5 como hay estos días. Hay que seguir unas reglas como no moverse por terreno avalanchoso ni sobrepasar pendientes abiertas con más de 35 grados. En caso de no verlo claro dar media vuelta y volver otro día cuando esté mejor. La temporada va a ser buena. A disfrutarla!

martes, 10 de enero de 2017

Pic de Ségure

El Pic de Ségure es una montaña de 2990 msnm situado en el Parc Regional du Queyras, en los Alpes de Haute Provence. Este inicio de temporada estaba siendo muy seco en los Alpes y después de recorrernos Chamonix, Courmayeur y Cervinia decidimos poner rumbo hacia Briançon para encontrarnos con Carles Pons que llevaba unos días por allí.

El pueblo de Ristolas

Un libro de excursiones de rando nos motivó para ir a hacer noche al pueblo de Ristolas, un lugar precioso y frío situado a 1620 msnm y con las calles todavía cubiertas de nieve (y eso que la última nevada fue hace quince días!) y hacer una salida marcada hasta el Pic de Maloqueste...teníamos un plan!

Despertar helado

La dirección que íbamos a tomar

Nos despertamos plácidamente aunque la mañana se levantó gélida. -15 ºC muy soleados nos recibían de puertas hacia fuera de la furgo. Esta entrada de norte que estaba dejando temperaturas muy bajas a todos los Alpes franceses nos iba a acompañar durante toda la actividad.

Paradinha para recuperar las pieles de Carles

Seguimos progresando por el bosque


Una vez atravesamos el pueblo hasta llegar a unos remontes abandonados vestigio de un intento de estación de esquí progresamos por su línea hasta dejarlos atrás y seguir subiendo por un bosque que no se cuantas veces nos repetimos lo bien que podría estar en buenas condiciones de nieve. Porque nieve había pero ya comenzaba a estar en mal estado.

Condiciones justas después de la última nevada

Cuando llegamos al final de la línea de bosque vimos el Maloqueste a la izquierda y a lo lejos a la derecha vimos el Pic de Segure, más imponente e interesante que el primero. Así que fuimos hacia allí.

El Pic de Ségure al fondo

Descansito


Poco a poco progresamos y a medida que ganábamos altura también se intensificaba el frío y el viento. Tanto frío que a 50 metros de la cima me cambié los guantes de caminar por los de esquí y se me congelaron los dedos. Tardé un rato en recuperarlos! Calculamos que estaríamos a una sensación térmica de -20 o menos...

Efectos del viento

Reagrupando

Los últimos metros hasta la cima subí con Carles con los crampones puestos. Arriba mucho frío y unas buenas vistas del Queyras que quedaron para el recuerdo.

Una vez abajo, con los esquís recuperados, nos pusimos a bajar por una nieve costra, dura y bastante exigente para esquiar que obligaba a utilizar los cinco sentidos. Bajamos hasta llegar a la línea de bosque donde la nieve se volvía azúcar y algo más fácil de esquiar.

Bajada encostrada y técnica

Carles ya en el bosque

Nieve polvo reciclada o 'nieve azúcar' en el bosque


Finalmente el último tramo de regreso por un camino pisado esquivando piedras, arbustos y saltando bloques de hielo hasta llegar de nuevo de regreso a Ristolas con la luz del atardecer.

Últimas curvas llegando a Ristolas

Nuestro destino a punto de ponerse el sol. Las caras sur muy tocadas.

Sin duda salió un gran día sin tener las mejores condiciones de nieve.

viernes, 16 de diciembre de 2016

Preparando el FJT 2* de Boi Taull

Después de regresar de Llauset nos fuimos hacia el cercano Valle de Boi para ver como está la montaña a principios de esta temporada pues los próximos 11 y 12 de Marzo se va a celebrar la prueba final del circuito El Dorado Freeride Junior con 2* del Freeride Junior Tour by Head.

A primera hora de la mañana nos recibieron muy amables en Atención al Cliente. Boi Taull está siendo afortunada este principio de temporada habiendo recibido un buen paquetón. Las pistas están en un estado excelente, fuera pista, aparte de la escarcha y la capa de polvo sahariano, se encuentran bastante bien, y hay rincones en cara norte donde todavía hay polvo.

Después de dar una vuelta por la estación, hablar con pisters y hacer unas fotos de la zona de Llevata, zona donde se celebró una previa de El Dorado el año 2009, nos fuimos hacia el Cerbi donde se veía que la nieve se conservaba polvo (o azúcar más bien)

Una vez arriba por una traza que costó subir llegamos a cima y fuimos a buscar polvo. Bajamos por la misma canal de subida. Fue la mejor opción. Unas fotos:

Cerbi de Durró

Puig Falcó i Llevata desde Vaques


Llevata

Cerbí

Llegando al Collado del Cerbí después de una pateada dura

Dropeando

Disfrutando

Zetas de subida, Eses de bajada...SIGNATURES
Boi Taull pinta muy bien esta temporada: Una nueva directiva con ganas, buena base, un Valle precioso....sin duda esta parada del Junior va a ser de las buenas! 

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Freerando por el Refugio del Cap de Llauset

Una noticia que recibimos de David nos materializó un objetivo de los que habían marcados esta temporada: explorar el terreno alrededor de un nuevo refugio que habían abierto este año, el Refugio del Cap de Llauset, a los pies del Ballibierna y un poco por encima del embalse de Llauset. Un punto estratégico para los que siguen el GR11.

Remontando la pista que sube desde Aneto

Dejamos atrás estas construcciones posiblemente de trabajadores del embalse

En este cruce hay que ir a la izquierda

El viernes por la mañana llegamos al pueblo de Aneto desde donde remonta una carretera en mal estado / pista de montaña que sigue durante 14 kms hasta llegar a una zona acondicionada como párking. Esta carretera, que se encuentra nevada en algún trozo y remonta un valle agreste espectacular, fue construída a principios de los años '80 del siglo pasado para facilitar las obras de construcción de la presa de Llauset que recoge las aguas del valle del Ballibierna y Llauset y sus Ibones situados en las partes superiores de los valles.

Kilómetro y medio de tunel

Saliendo del tunel


Segundo tunel lleno de estalactitas y estalagmitas



En el párking continúa un túnel de 1'5 kms que lleva a la parte superior de la presa y por el cual no se puede circular, hay que cargar el material cruzando el túnel y rodeando el embalse hasta su cola donde nos calzamos los esquís para seguir remontando los 300 metros de desnivel que restaban para llegar al Refugio.

Cruzando la ladera sur del embalse

Llegamos con los últimos rayos de sol que aprovechamos para dejar secar las pieles. El refugio es nuevo de trinca. Un nuevo estilo con un exterior menos vistoso al ser de chapa aunque como aprendimos más tarde se trata de una nueva manera de construir en alta montaña reduciendo los tiempos de construcción y consiguiendo un nivel de aislamiento superior a cualquier otro refugio de piedra convencional. Además es muy eficiente energéticamente produciendo una gran cantidad de la energía que utiliza.

Cruce de caminos

Llegando al Refugio

Últimos metros. Ibon de Llauset al fondo cubierto de nieve.

Vistas desde el refugio. Nuestro objetivo a primera hora de la mañana.

Secando las pieles y al fondo nuestro segundo objetivo del día.

El interior es de madera acogedor y caliente, las habitaciones de cinco con baño y ducha, la comida muy buena, no caben más de 30 plazas y las vistas son de escándalo...que más se puede pedir?

Tuca del Cap de Llauset con nieve transformada.

Vistas desde la habitación.

La tarde la pasamos mirando mapas y con juegos de mesa hasta que se hizo la hora de cenar. Cenamos con un trío de sexagenarios vascos geniales, enciclopedias andantes y con una fortaleza que más la quisieran muchos veinteañeros. Nos echamos unas buenas risas.

Repasando el mapa

Tardes de refugio

Vistas de un anochecer precioso

Después de pasar una buena noche nos pusimos en marcha a las 8:10 a buscar el tubo que queda justo delante del refugio. Un tubo estético con nieve transformada que servía para darnos un homenaje visual y calentar piernas para el siguiente objetivo: la Obaga de Llauset.

Despidiéndonos de nuestros compañeros de cena

Listos para salir con los primeros rayos


Remontando el camino del Ballibierna dejamos el refugio atrás

Good morning!

Bonita panorámica

Posando con la Obaga de Llauset detrás

A punto de bajar. El refugio debajo.

Lorelei llegando abajo

Volvimos a calzar pieles para dirigirnos hacia esta cara norte que ya nos habían aconsejado el día anterior. Progresamos en un día primaveral, sin nada de frío, hasta llegar a la Serra de Llauset con unas vistas espectaculares. Forzando la vista incluso vemos Montserrat y el mar de nubes de las Planas de Lleida. Seguimos en dirección a la Obaga de Llauset con esquís en los pies hasta que llegamos a una zona sin ninguna traza que esperaba a ser firmada.

Remontando hacia la Obaga de Llauset

En la cresta de la Sierra de Llauset

Bonita cresta

Salió un dia espectacular

Sobran las palabras

Black Crows ready to rumble!

Bajo yo primero con una textura de nieve espectacular. En estos momentos se sigue manteniendo polvo aunque comienza a pasar a una textura azucarada que puede crear problemas de cohesión más tarde esta temporada. Pero no me dio tiempo a pensar todo eso mientras bajaba...solamente enlazaba giro tras giro disfrutando del momento hasta que llegado a la mitad, justo donde comenzaba la segunda parte más empinada, esperé a Lorelei para que abriese ella. Se había currado la subida y se merecía el detalle.

Lorelei bajando el primer tramo

Lorelei gozando 

Buena bajada!

Primeros giros de polseta

'Lo que me espera!'

Polsetaaa!!


Me puse a hacer fotos de su bajada y a cada spray se me dibuja una sonrisa en la cara. Esto es lo que hemos venido a buscar y lo habíamos encontrado. Y lo que queda.

Llegamos hasta la cola del embalse de nuevo y allí colgamos los esquís a la mochila para descaminar el camino del día anterior alrededor del embalse y atravesando el túnel para de nuevo llegar al coche y brindar por el gran rincón que habíamos descubierto.

Llegando felices al punto de partida


Con ganas de más!