lunes, 24 de mayo de 2010

Pica d'Estats Mayo 2010

Bueno...de nuevo se nos activaban las neuronas palilleras a Mollu, Albert y a mi, y planificamos un fin de semana en la Maladeta. Todo bien planificado, reserva en el refugio, llega el viernes que nos vamos y...
'...y si vamos a La Pica d'Estats por la cara norte? hacemos noche en el Refugio de Pinet y en día y medio la tenemos...'


Mola! desorganizamos nuevamente la planificación, como nos gusta, y nos ponemos rumbo a la cara norte del Pirineo Francés pasando por Ax-les-Termes, Tarascón, Vicdessos, Auzet, Marc y finalmente el párking de L'Artiga a 1200 msnm donde comienza nuestra aventura . Apenas 45 minutos desde La Cerdanya.


Debemos carretear todo el material hasta que encontremos la cota de nieve, que está sobre los 1800 msnm. Eso quiere decir que los primeros 600 metros de desnivel cargamos con todo el material cual 'bastaix' por un bosque de hayas espectacular, y un paisaje en general no menos espectacular, que hace un poco más llevadera la ruta.


Poco a poco ganamos desnivel hasta llegar a la cota de nieve. Es tarde. Comenzamos tarde la ruta y la nieve está muy transformada, lo que nos penaliza a la hora de foquear. Pero poco a poco llegamos hasta los 2200 msnm del Refugio de Pinet, donde solamente está abierta la zona libre, pero hay sitio de sobras, con cuatro franceses que subían de jornadas gastronómicas, dos franceses que subieron con esquís y no pasaron de allí y cuatro catalanes que iban a subir el Montcalm. Así que nosotros tres cabíamos holgadamente en un refugio libre que mucho tiene que enseñar a algún que otro refugio guardado. Más que aceptable.


Nos apalancamos y cenamos lo que habíamos traído. Un poco de queso y algo de embutido, junto con un Taboulet adquirido por el mestre Lupi que nos ayuda a recuperar fuerzas mientras nos regalamos con el espectáculo de la caída del sol. Hermoso y brutal, que nos carga pilas y nos dirige a la cama con el objetivo fijo del día siguiente: La Pica d'Estats.


Dormimos bien a gusto, unos más que otros, hasta las 6.15. Nos despertamos, desayunamos y ya con las cuchillas puestas desde el refu, nos ponemos en marcha a las 7.00. El primer tramo se hace por un valle cerrado, siempre por la izquierda del valle, atravesando unas cuantas purgas de aludes bastante grandes que nos tenían en alerta. Seguimos una traza ya hecha de algún Kilian Jornet que se marca unas zetas muy extremas, y así pasamos la zona más delicada de la ascensión.


De ahí ya es todo subir a ritmo hasta que, cada vez abriéndose más el paisaje y mostrándonos el Pirineo en un día espectacular, llegamos a la antecima de la Pica, donde nos quitamos los esquís y hacemos el último trozo caminando por una arista de nieve hasta la cruz. Fotos de rigor, cuatro bocanadas de aire, algún 'king of the world', y deshacemos el camino hacia los esquís.


De ahí bajamos a nuestra bola. La nieve está bastante bien. Cremita gustosa para girar a placer y hacer alguna fotillo.







Nos plantamos rápidamente de nuevo en el refugio y después de recoger los sacos, nos vamos abajo que todavía queda un buen tramo. Seguimos esquiando por ahora ya una nieve transformada guarrilla pero agradecida y cuando se acaba nos volvemos a cargar cual 'bastaix' para deshacer el camino andado hasta el coche.



Y así, a las 14 horas, llegamos al coche entre exámenes de medidas domésticas que el mestre Mollu nos hace, y de ahí a Tarascón, a tomarnos una cerveza merecida y a comer algo a una pizzería donde conocemos al personaje del mes. Esto solo pasa en el Ariege...


1 comentario:

Dave dijo...

jaja! bestial mestreees!!!