domingo, 31 de enero de 2016

Hokkaido en Campervan. Tokachi-dake. Parte 3

Cuando salimos de Rusutsu después de esquiar caía una de cuidado...como cada día aquí. Nos pusimos en ruta en dirección al centro de Hokkaido pasando por Sapporo. El destino: Furano.

I think I'm turning Japanese..


Saliendo de Rusutsu


Hasta casi llegar a Sapporo caía una nevada muy seria y cuando llegamos ya casi era la hora de cenar (eran las 7). Encontramos un sushi bar donde nos empezaron a tomar nota de miles de platos que como buenos spanish pronto pensamos que nos estaban estafando ya que no entendíamos nada. Échamos atrás un pedido y después de comer 4 platillos de sushi por cabeza pagamos algo menos de 4 euros...que barato! aprendimos que el siguiente sushi bar no habría piedad.

Sushi bar

Después de cenar seguimos rumbo Furano. Teníamos que hacer unos kilómetros de autopista hasta el pueblo de 'Mikasa' (broma fácil), luego de allí cruzar un puerto de montaña y llegábamos hasta nuestro destino.

En la autopista se puso a nevar como nunca hasta que una capa de 10 cms la comenzó a cubrir...a nuestra derecha (aquí se conduce por la izquierda) nos adelantaban camiones y trailers sin pensar en un mañana. A fondo!

Llegados a Mikasa la cantidad de nieve comenzaba a ser espectacular. Pillows, paraavalanchas colgados de nieve...todo eso que vemos en las pelis niponas y que hasta que no vemos en la realidad no nos creemos. La cantidad de nieve que hay aquí es un escándalo.

De rally hasta Furano. La furgo va de lujo, a raíl, y sin mayores problemas llegamos hasta nuestro destino. Una vez allí ya es tarde y nos quedamos a dormir en el parking de la estación. Con wifi y todo como señores.


cruzando Mikasa
Nos levantamos todavía con el jetlag a las 6 de la mañana con una mañana radiante sin viento que nos puso en alerta en un minuto. Ese iba a ser el día de adentrarnos en el Parque Nacional Daisesutzan.

Buen día desde Furano

Parking de la estación de Furano

De todas las entradas que hay a este conjunto volcánico esta es la más cercana a Furano. Dirigiéndonos hacia allí ya vemos una montaña que destaca sobre las demás: el Tokachi-dake. Un volcán humeante de poco más de 2000 msnm totalmente nevado.

Cruzando Furano

Paisajes árticos

Alejándonos de la estación de esquí de Furano

Nuestro destino. El Tokachidake!


Templo japonés. Tradición en medio de la modernidad.


Residencia entrando en el Parque Nacional


Por un paisaje ártico avanzamos hasta llegar a Kamifurano, la última ciudad antes de entrar. De camino hay nieve, si, pero no es la barbaridad que habíamos visto cruzando Mikasa por ejemplo. Aunque a medida que comenzamos a subir el puerto de montaña la cosa se iba a poner mucho mejor. Mientras subíamos, el grosor de las paredes iba en aumento. Los árboles cada vez estaban más cargados hasta que llegó un punto que apenas habían árboles y se habían transformado en 'snowghosts' gigantes.

Te vienes?


El espectáculo comienza

Llegamos hasta el párking del Fukiage Onsen y allí se activó algo mágico. Sol radiante, mucho frío y traza abierta por algunos freerandos más madrugadores que nosotros. Nos cambiamos todo lo rápido que podemos, calzamos pieles y nos ponemos en camino en dirección al Tokachidake!

En el párking del Fukiage Onsen preparando las pieles. Al fondo el humeante Tokachi Dake


Comenzando a subir

White&Color


Que espectáculo de nevada. La calidad es única...salta de un soplido. Los árboles están completamente cubiertos de una capa blanca. El volcán al fondo humea amenazador....parecemos figurantes de una película nipona y queremos disfrutar inmortalizando todo lo posible.

Increíbles paisajes...y mucho frío, aunque soportable


siguiendo por lo blanco

Seguimos subiendo y en un cruce de trazas pensamos que hay que ir a la izquierda aunque otra parte del grupo nos dice que hay que ir a la derecha. En algunos casos la mayoría arrastra y seguimos para unos cuantos cientos de metros más arriba darnos cuenta que íbamos en dirección a otra montaña: El Sandan Yama.

Si....teníamos razón


Subiendo al Sandan Yama

Tampoco iba a ser mala opción. Una montaña de casi la misma altitud que el Tokachi y con una perspectiva privilegiada del backside de esta montaña además de ver el crater desde la distancia, lo cual es más saludable.

O hay tiempo para las fotos o paso. Simple life.

Bonito reflejo

Seguimos subiendo por un plateau y adelantamos a un señor respetable japonés que progresa a ritmo lento pero continuo. Unas breves palabras me permiten ver la particular filosofía de este caballero nipón....'You young and fast...I slow and patient'. Más tarde me daría cuenta de su perspectiva.

Seguimos progresando hacia el Sandan Yama y como éramos tan 'young and fast', las paradas para ver el mapa y seguir encabezonados en buscar el camino hacia el Tokachi fueron las suficientes para que este caballero nipón nos atrapase, llegase poco más tarde que nosotros a cima y bajase antes que nosotros. Y menos mal pues sin saberlo nos indicó una bajada de las que hacen historia. Vaya paquetón!!
Llegando a la cima. El TokachiDake al fondo

Playground of the gods


Grabando...

Grabando...

Go!


Bajando la pala con nieve cambiante


Unos metros más abajo comenzaba a ponerse...buf
La parte de bosque de ensueño


Jump!

Gracias San Paketón!

Con unos buenos faceshots llegamos abajo para brindar con una buena Asahi y, hoy ya si, entrar al Fukiage Onsen, uno de los mejores Onsen de Hokkaido (según la Lonely Planet).

Entramos en el edificio, todo de madera y humeante pues la calefacción está a todo gas. Toda la calefacción aquí está a todo gas. Entras en cualquier edificio y sientes la necesidad imperiosa de sacarte ropa y todavía más aquí cuando cruzas el biombo del vestuario. Mucha madera y roca, piscinas naturales y exteriores rodeados de nieve. Muy top.


Atardecer desde el Onsen
Cabras en el Kamihoroso Ryokan.

Después del relax del Onsen nos pusimos a buscar un lugar para cenar y dormir. Finalmente en el vecino hostel de Kamihoroso nos dan de cenar. Rodeados de huéspedes vestidos con su kimono tradicional cenamos unas delicias tradicionales. Allí conocemos unos canadienses que nos explicaron su actividad en el Furano dake y sus bosques con desnivel. Pintaba bien para el día siguiente.....Sigue

jueves, 28 de enero de 2016

Hokkaido en Campervan. De Sapporo a Rusutsu. Parte 2.

Dia 1 en Sapporo. Momento de ir a buscar nuestro vehículo vivienda a Fujicars.jp. Tomamos un taxi bajo una nevada que se fue haciendo más intensa a medida que nos acercábamos a la ciudad de Sapporo. Nuestro taxista, además de no tener ni papa de inglés, nos hizo algunas demostraciones de derrapaje en nieve con su tracción trasera aunque con neumáticos de contacto. Las carreteras comienzan a estar totalmente nevadas y nos entra la incertidumbre de que tal será la conducción por aquí.

Sr. Miyagui taxista

La furgui

Literas, puerta trasera, grifo, extractor de humos, tv....

el recibidor...xD

la entrada al salón ;)

Ready to GO!

Llegamos a recoger el vehículo y que sorpresa. Nuestra Toyota FOCS Di reluciente parece nueva. Con tracción 4, cambio automático, ruedas de contacto nuevas, puerta corredera eléctrica, extractor de humos, microondas, TV, literas, falso suelo para guardar esquís, armarios, hornillo, nevera, grifo, calefacción estacionaria,...entre muchos otros detalles que hacen que de inicio ya nos sintamos bien a gusto y después de cargar las maletas dirigirnos hacia una de las estaciones más de moda en la comunidad freeskier: Rusutsu

Todo el día sobre un manto blanco


dirección Rusutsu

Acercándonos hacia la estación cada vez encontramos más nieve en las carreteras y la furgo iba de lujo...casi como conducir en seco. A medio camino, cruzando un puerto de montaña donde avanzábamos entre paredes de nieve, una familia de ciervos se cruzó a unos cincuenta metros de nosotros o quizás algo menos. Al vernos se escaparon hacia el bosque levantando una cortina de nieve polvo...alucinante.

Llegamos a Rusutsu que ya se había hecho de noche pero eso no iba a ser un problema ya que hay un par de pistas iluminadas que nos iban a dejar sacar el mono que llevábamos dentro.

Ready for the first lines

Veo un remonte?

Entramos a la estación por una especie de hotel enorme con un tiovivo luminoso y cantarín que era donde se encontraban las taquillas. Ya he comentado con anterioridad que en Japón les encantan las luces y las musiquitas tipo Game Boy....es bastante surrealista. Una vez compramos el forfait subimos por unas escaleras mecánicas hasta llegar a la puerta que da acceso a la estación y 2 minutos después llegamos al telesilla. Todo iluminado por supuesto.

Powder night
Vistas iluminadas....


Powder lines


Lucecitas everywhere


Tres horitas haciendo entre-pistas con la iluminación de los focos fueron suficientes para calentar piernas para lo que nos esperaba al día siguiente. Ese día nos íbamos a quedar allí a dormir....

Tras una plácida noche nos despertamos con el jetlag a las 6 de la mañana, bluebird y powder hasta la puerta de la furgo. Unos 30 cms cayeron durante la noche e íbamos a estar a primera hora para reventarlos como se merecen. Bien!!
Buen díaaa

Teníamos que ir hacia la montaña de Isola y para ello había que tomar una góndola que tomábamos después de cruzar el resort por dentro. Unos 800 metros por debajo tierra cruzando tiendas, restaurantes, atracciones y finalmente aire fresco y a la cola de la góndola con unos cuantos madrugadores más.

En el techo la nevada nocturna

Rascacielos en la montaña, algo habitual...

Powder queue

Llegamos al top de la góndola y seguimos el instinto. Nos pusimos a 'seguir el powder' como dijo aquel y nos comenzamos a sumergir en pow por bosques de cedros y bambú con una textura seca y suelta como lo que precisamente habíamos venido a buscar aquí.

Snorkeling


Japanese Squeeze

Powww
Whiterooms all day

Down to it
PowPow
Creo que no dejamos muchos metros por rallar. Lo bueno es que aquel cielo radiante de la mañana se convirtió en un paquetón exagerado a media mañana que cayó intermitentemente durante todo el día y siguió tapando las trazas.
Tercera pasada..o cuarta

Spray for the press!

Cuando entró el hambre nos fuimos a por un ramen. Un plato como ese por 6 euros en la estación mismo es algo incomparable a los frankfurts recalentados por 4 euros en Europa.



Seguimos ya de regreso con nuevas líneas por petar hasta llegar a la góndola que nos devolvía al resort. Una vez allí nos enteramos del ritual que es casi necesario realizar en Japón: El Onsen. Entras en unos baños públicos que en Rusutsu son gratuitos. Te pones en cueros. Te duchas en unas duchas sentado delante del espejo y entras en unas piscinas de agua termal. Las hay a diferentes grados e incluso hay de agua fría para hacer contrastes. Es un lujo aunque cuando te das cuenta que al día siguiente vuelves a estar 'on fire' gracias al baño se convierte en casi una necesidad.



Después del Onsen y de una buena merienda-cena decidimos movernos para ir a la zona centro. Hacia el Daisesutzan y más en concreto al Tokachidake...pero esto lo dejo para la siguiente entrada. Sigue....